Posverdad, Mentira y Realidades Alternativas ¿Sabemos lo que Ocurre a Nuestro Alrededor?
Vota esta entrada

Posverdad: el regreso de los clásicos

Sin lugar a dudas Posverdad es el concepto político de moda. Fue elegida palabra del año  2016 por el diccionario de Oxford, un reconocimiento al impacto que ha tenido en la opinión pública.

Pese  esto, es difícil encontrar una definición  que nos diga claramente

¿Qué es la Posverdad?

 Durante el  mes de abril nos hemos acercado a ese concepto, buscando encontrar mayor claridad sobre su significado.

Un  análisis colectivo, realizado a través de las entradas que hemos compartido y comentado en nuestra pagina de Facebook.  Complementado por las entradas que han aparecido en nuestro blog y por las reflexiones de nuestros seguidores.

Nuestra investigación nos permitió detectar su presencia en diferentes momentos de la historia política y social (Atenas, el Imperio Romano, etc.). Es decir, la Posverdad no es un fenómeno de origen contemporáneo…   

La Posverdad es un concepto ambiguo y complejo, que admite diferentes interpretaciones, los cuales pueden organizarse en dos grupos.

El nuevo nombre de la mentira

Un primer grupo lo forman quienes consideran que, la Posverdad es el nombre actual de un fenómeno bastante conocido y habitual: el uso del engaño y la mentira para conseguir objetivo políticos.

Para quienes sostienen esta opinión,  situaciones como el Brexit y la victoria de Trump se explican por la manipulación de la opinión pública mediante una serie de engaños, mentiras y falacias.

Un efecto que resulta más fuerte ahora  gracias a la facilidad con que puede viajar la información gracias a  Internet y las Redes sociales.

Desde el punto de vista de nuestra relación con la información, estamos viviendo un momento de cambio radical.  Hasta hace poco los medios de comunicación (periódicos, radio,  noticieros televisivos) eran nuestra manera de mantenernos al tanto de lo que ocurría en el mundo.

Una situación que ha cambiado desde la popularización de buscadores, Google, o de redes sociales, Facebook; que se han convertido en nuestros principales proveedores de contenidos.

El problema ha surgido porque, tanto Facebook como Google, no contaban con herramientas para determinar las veracidad de los contenidos que mostraban. Lo que provocó una avalancha de noticias falsas que, presumiblemente, permitió la manipulación de la opinión pública.

 Mundos paralelos y realidades virtuales

El segundo grupo está formado por quienes consideran que la Posverdad es más que  el uso de la mentira en la política. Es la construcción  de una realidad alternativa, un escenario en el que no importan  la verdad o la mentira, pues todo se vuelve relativo y variable.

Es una situación similar a la ocurre cuando nos ponemos una gafas de realidad virtual, desde ese momento nuestra realidad pasa a ser aquello que vemos a través de dichas gafas, o si viviéramos en La Matrix.

Una situación que se produce, entre otras cosas, debido que los contenidos que nos muestran las redes sociales han sido sometidos a una selección previa, basada en nuestros gustos, nuestras opciones y otra factores personales… No en su calidad o veracidad.

Se construye un espacio a medida de la opinión de una persona o un grupo específico, una realidad alternativa surgida a partir de nuestros prejuicios. Caemos presa de un círculo vicioso que no parece fácil de superar.

Viejas soluciones para problemas contemporáneos

La buena noticia es que no tenemos que resignarnos a vivir en la Posverdad. Podemos prevenir la propagación de noticias falsas, el desarrollo de las estrategias de manipulación y la construcción de realidades alternativas.

Para alcanzar este objetivo, sólo es necesario que hagamos uso de l característica más importante de los seres humanos: la capacidad de cuestionarnos lo que ocurre a nuestro alrededor.

Para continuar profundizando en nuestras reflexiones político-sistémica, durante el mes de mayo  intentaremos averiguar que se esconde detrás de otro de los conceptos políticos de actualidad: el Populismo.